Elegir un servidor para la empresa

11/10/2018

A la hora de elegir un servidor debemos tener en cuenta las necesidades que tiene nuestra empresa e informarnos adecuadamente de cuál es el equipo óptimo para satisfacerlas a corto, medio y largo plazo, por lo que la escalabilidad del servidor debe estar garantizada.

Un servidor es una computadora a la que hacemos cargo de brindar servicios a otros equipos que trabajan dentro de su misma red, proporcionando seguridad y conectividad constantes. En los casos en los que decidimos compartir un servidor en la nube, por ejemplo, estamos compartiendo todos los recursos de su sistema, dependiendo siempre de su capacidad y características de seguridad. Esto es algo que debemos valorar haciendo un buen estudio de las que serán nuestras necesidades.

La segunda opción es decantarnos por un servidor propio, un hardware en nuestra empresa que nos asegure que todos los recursos del sistema están a nuestra disposición.

¿Qué debo valorar a la hora de elegir un servidor?

  1. Procesador

El procesador determinará la capacidad y velocidad del equipo. La potencia del procesador será relevante en función de la cantidad de equipos conectados a nuestra red y cuando queramos realizar operaciones de virtualización de máquinas.

  1. Capacidad de almacenamiento

El almacenamiento debe ser acorde a tus necesidades actuales y futuras, por lo que deberá ser actualizable por encima de lo que ahora mismo necesites para llevar a cabo tu producción.

Debemos tener presente la relevancia del almacenamiento de datos, puesto que son nuestro mayor activo dentro de la empresa.

  1. Memoria RAM

No debemos ignorar las necesidades de memoria que podamos tener en función de la cantidad de equipos que vayan a depender de nuestro servidor. La memoria debe estar disponible antes de que la carga de trabajo se lance y contar con un servidor con poca memoria puede condicionar la cantidad de máquinas virtuales que pueden trabajar en la red. Además debemos tener en cuenta que la movilidad es cada vez mayor y los empleados acceden a las aplicaciones desde diferentes dispositivos y redes, aumentando así la necesidad de carga del servidor.

  1. Escalabilidad

Mientras que antes las limitaciones de capacidad se resolvían con la adquisición de un mayor número de servidores ahora nos decantamos más por el empleo de sistemas que permitan una escalabilidad simple y rápida. Debemos decantarnos por servidores que permitan agregar otros procesadores o memoria RAM para no vernos obligados a cambiar nuestro servidor antes de lo previsto.

  1. Proveedor

Debemos decantarnos por empresas que garanticen la fiabilidad del producto y que nos proporcionen asistencia y garantías de larga duración. No solo se trata de seleccionar una marca reconocida, que sin duda nos aporta cierta seguridad inicial, sino de tener muy en cuenta cómo se llevará a cabo el mantenimiento de la máquina y cómo podremos garantizar su rendimiento óptimo en todo momento.

 

Nuevo llamado a la acción

Etiquetas: hp, Empresa, servidor dedicado, servidor, elegir servidor

    Suscríbete a nuestro blog

    Categorías

    Ver todo

    Entradas recientes