4 formas en que un proyecto de innovación tecnológica para transformar tu empresa

21/06/2018

La innovación tecnológica en la empresa engloba no solo la tecnología y herramientas necesarias para hacerla más productiva sino muchos otros factores. La tecnología, como concepto, consiste en la búsqueda de la resolución de problemas concretos. Tecnología es un ordenador, un Smartphone, una impresora o un servidor, pero también una rueda, un martillo o un tenedor. Se trata, al fin y al cabo, de satisfacer nuestras necesidades esenciales, y éstas, por la propia evolución de la tecnología, cambian a lo largo del tiempo. Si hace siglos nos preocupaba principalmente la alimentación, la vivienda o la protección personal, el mundo occidental ha evolucionado hacia otras necesidades más sofisticadas: la conectividad, el ahorro de tiempo, la simplificación de tareas, la funcionalidad… Parece que nuestro bien más valioso es el tiempo y éste nos brinda la oportunidad de seguir creando. Tal vez por ello en las últimas décadas el desarrollo de nuevas herramientas esté siendo exponencial. Ello se aplica, por supuesto, a la empresa: resulta impensable prescindir de un ordenador y volver a la era de la máquina de escribir y el archivo de papel. Del mismo modo, pronto será impensable prescindir del cloud computing, el big data o el IoT. Se trata de herramientas que llegan para quedarse, precisamente porque solucionan problemas e invitan a facilitar aún más nuestras vidas.

Si por algo se caracteriza la evolución tecnológica de los últimos años es por haber pisado el acelerador hasta tal punto que a veces nos cuesta seguir la pista y asumir qué hay de nuevo. Pero hay otra característica clave: las soluciones en que se trabaja a día de hoy resultan más democráticas que nunca, en el sentido de que, lejos de servir solo a las grandes empresas, permiten mejorar la gestión de negocios de menor tamaño. Cada vez existen más soluciones, más baratas e infinitamente útiles. Y ello abre un campo de posibilidades de crecimiento sin precedentes, impensable hace un par de décadas.

Nuestra conclusión es que aquellos directivos que se den cuenta de esta realidad serán los que lideren el cambio, los que aprovechen la oportunidad para marcar la diferencia y ganar peso en el mercado e innovar de forma más sencilla y no necesariamente más cara. Es hora de quitarse prejuicios y abrazar el cambio, rodearse de expertos tecnológicos de confianza y contar con su asesoramiento para dar pasos que ayuden a maximizar las oportunidades de mejora y de crecimiento en la empresa. Para ello, puedes contar con nosotros.

¿Cuáles son las ventajas de iniciar un proyecto de innovación tecnológica?

En este post no queremos hablarte de ventajas técnicas (que son muchas) de iniciar un proyecto de innovación tecnológica, sino de algo más abstracto y final. La conjunción de información de distintos departamentos, la posibilidad de extraer informes automatizados que ayuden a la toma de decisiones… se traducen en la consecución del objetivo final que cumple la tecnología en nuestro tiempo, que no es otro que liberarnos de todo lo accesorio y entregarnos el tiempo necesario para cumplir nuestro fin más humano: crear. Hacer de la vida laboral un entorno más creativo nos hace, en definitiva, sentirnos más realizados y, en última instancia, mucho más felices.

Estas son cuatro maneras en que invertir en innovación tecnológica en tu negocio puede suponer una mejora tanto para la empresa como para quienes la integran:

1. Conocerás mejor a tu cliente.
Y ello significa que sabrás qué le motiva, qué necesita… y cómo puedes dar solución a esa necesidad. Es la fórmula del éxito. Cuando prestamos un servicio o vendemos un producto estamos satisfaciendo una necesidad humana, y si no conocemos con datos objetivos y subjetivos qué es lo que buscan las personas, la tarea de ponérselo en bandeja resulta mucho más complicada. No hay mejor forma de crear una marca fuerte que convertir a sus consumidores en sus grandes embajadores. Y ello solo nace de la convicción de que tu papel en el mercado es valioso e imprescindible.

2. Comprenderás mejor las necesidades de la empresa. Parece obvio, pero conviene recordarlo. Más allá de conocer qué se espera de nosotros, debemos pensar en quiénes queremos ser como empresa. Definir su personalidad y marcar un camino, una meta, una estrategia para alcanzarla. Toda la información que recabemos sobre su estructura y todo el conocimiento que podemos informatizar acerca de ella nos ayuda a crear una radiografía clara y a detectar vulnerabilidades, oportunidades y caminos que conviene abandonar. Lo contrario es equivalente a iniciar una ruta sin mapa y sin tener claro el destino al que queremos llegar. Lo más probable es que nos perdamos en terreno desconocido…

3. Ayudarás a construir una visión a largo plazo con metas objetivas.
Al hilo del anterior punto, sólo podremos definir a dónde queremos llegar si conocemos el mercado en el que nos movemos. Muchas empresas toman sus decisiones estratégicas a ciegas, basándose más en la intuición que el la realidad del mercado, que no es otra que la de las necesidades humanas, sus gustos y preferencias. También es importante identificar de qué forma acercarnos a nuestros destinatarios finales, a través de qué canales y con qué mensaje… y la forma de llegar a ellos es cada vez más digital. La tecnología más vanguardista aprende de los usuarios y, con ella, tú puedes aprender de ellos, ganando algo que antes era impensable: la certeza de que el plan que traces puede, de hecho, convertirse en realidad si das los pasos adecuados. El nivel de incertidumbre nunca ha sido tan pequeño. Pero para alcanzar este conocimiento es imprescindible apostar por la innovación tecnológica, y hacerlo antes que tus competidores.

Lo relacionaremos con la necesidad de contar con un asesoramiento a medida y personalizado de cara a implantar soluciones informáticas que verdaderamente ayuden a la empresa.

4. Contribuirás a la felicidad de tus empleados y, por ende, a la felicidad de tu empresa.
Y esta realidad, aun si la vemos exclusivamente de forma egoísta, te permitirá recabar grandes beneficios a nivel de negocio. El uso de la innovación tecnológica te permite adaptar la forma de trabajo de tu empresa a los objetivos existenciales de quienes integran su fuerza humana. Al fin y al cabo, esta tecnología existe precisamente porque no nos gustan las tareas mecánicas. Tampoco nos gusta depender físicamente de la presencia en la oficina, ni perder tiempo con una infraestructura tecnológica lenta o ineficiente. Al contrario, nos gustan las tareas estimulantes, la comunicación fluida, el acceso a mayor tiempo de formación e investigación… ¿Te imaginas hasta qué punto puede mejorar tu empresa si tus empleados tienen el tiempo suficiente para poner cuerpo y alma en la mejora de sus proyectos? No sólo eso: que tus empleados se encuentren cómodos en el entorno que has creado para ellos les hará sentirse valorados y convertirse en prescriptores de tu marca.

¿Quieres apostar por un proyecto de innovación tecnológica en tu empresa? Consúltanos tus posibilidades.

Etiquetas: Servicios, Bloques de Servicios, empresa, innovación tecnológica, Servicios, servicios informáticos, Sin categorizar, Sotesa, tecnología

    Suscríbete a nuestro blog

    Categorías

    Ver todo

    Entradas recientes